11 mar. 2008

Camino a Casa...



La vuelta a casa siempre es mas agotadora cuando lo único que querés es sacarte los zapatos, desabrocharte el pantalón y tirarte en la cama. Miré mi reloj, y mierda, eran las 15 hs y me faltaba un rato para llegar a casa (desde mi trabajo hay un camino de 1 hora o poco mas) . El sol me dió en los ojos cerrandomelos.

Caminé un par de cuadras, e iba pensando en como una persona que tiene una gran distancia de trayecto a su hogar, puede llegar. En mi mente surgieron 2 maneras, tomar subte o colectivo, y luego tomar otro colectivo.

Luego de ver estos grandes del transporte, decidí entrarme en el dilema de cual era el “mejor” o el mas “rapido”.

Si uno camina por las calles de Buenos Aires, y le pregunta a un pionero del asfalto cual es la linea de colectivo que se puede tomar para llegar a determinado lugar, te contestan : -“ pero si alla tenés el subte, vas a llegar mas rapido eh”. Y si, sin dudas debe ser el transporte mas rapido. Digo, no agarra ese transito infernal, no frena en los semáforos, no para en todas las paradas, etc.

Y aunque la derrota este ante mis palabras, voy a demostrar porque el colectivo es mejor, hasta con sus mayores contras.

En verano, ¿quien no se queja del subte? ¿Quien no dice, “ alla abajo es un infierno, hay 50 grados mas”?. Yo puedo testificar, porque lo escuché y lo viví en carne propia. En ese infierno el unico aire que corre es turbio, es el mismo una y otra vez. Ese aire que rozo la cara de casi todas las personas de la ciudad.

En el colectivo podemos estar bajo el rayo del sol con 34 grados a las dos de la tarde, esperando mas de media hora , el odiado colectivo en ese momento. Arriba el espacio es mas reducido, pero todas las ventanas abiertas traen aire nuevo para respirar.

Son obvias las ventajas del subte, una persona que va a trabajar y tiene que llegar a tiempo, prefiere subirse allí, porque sabe que todos los dias en unos pocos minutos va a llegar.

Pero hay una cosa, que el “bondi” tiene, que es unica. Uno cuando sube, siempre puede mirar hacia fuera... ¿mirar que? Se preguntarán uds. Y yo contestaré inocentemente –“mirar la ciudad”-. Pasar por Boedo y San Juan y que la melaconlia me invada. Pasar otra vez mas y pensar “ wou, me gustaría vivir por aca”.

En ese subte tan rapido, tan eficaz solo vemos oscuridad, solo vemos nada -la nada-.

En cole, miro el cielo, miro el sol, puedo mirar atardeceres, puedo escuchar al chofer pelear con alguien que le reclama una monedita de la maquina... puedo recorrer la ciudad. Puedo mirar la cara de todos. Puedo mirar el verdulero del barrio. Puedo ver a los padres que abrazan a sus hijos cuando los dejan en la puerta del colegio. Puedo pasar por San Telmo y ver esos edificios viejos llenos de historia. Puedo sentir el aire fresco del otoño. Puedo oler las flores que desprenden sus perfumes en primavera.

Y que alguien venga y me diga, que es lo maravilloso que vió, o sintió en el subte. Porque yo sin dudar contestaré que pude mirar ese maravilloso atardecer, una vez mas.



10 comentarios:

Chloe dijo...

me recordó mucho la época en que era una obrera como mucha otra gente.
siempre es un placer leerte me entretienen tus relatos. gracias por tus comentarios y regresa cuando quieras... ya inicie la segunda temporada de relatos... saludos bye

Lucía... dijo...

Gracias, soy parte de la prole?? Viajar por Buenos Aires a veces es un
placentero caos...

Saludos!

Enzo W. Mirovan dijo...

Podria decirse que soy un pionero del asfalto y tengo esa perspectiva del subte como rapido y efectivo...pero sin dudas me hiciste reflexionar.

Saludos

wallyzz dijo...

Oda Al colectivo hermano:

colectivo hermano
te quiero aunque te odie
porque sos amigo y enemigo
amigo cuando venis, pero te veo y soy feliz
y la sonrisa que se dibuja en mi rostro
es como una uva jugosa y dulce
robada en la gondola del super

colectivo te quiero y te odio a la vez
Muerte al subte capitalista !!!!!

Anónimo dijo...

y si pero lucia no tuviste en cuenta que ahora que escazean las monedas, es mas fasil tomar el subte, porque podes pagar con billetes, y si no tiene cambio no pagas el boleto, en cambio con el colectivo tenes que pagar en el kiosco y en la maquina, 1 peso para el belden o pastillas, y un pesos para la maquina del bonbi
saludos
Ignacio

Lucía... dijo...

jajaja Ignacio: anda al banco y cambia monedas, rata!!!. No todo viene de arriba,
"es mas facil ir en la oscuridad"....
he dicho


Saludos!!!

Félix dijo...

Sí, eso es verdad. Mirar el paisaje, las gentes, sus costumbres, sus actos es realmente una cosa muy linda para admirar. Pero cuando llegás tarde, no hay paisake que valga, vamos con el subte.

Revista Odiables dijo...

Y encima lo peor que tiene viajar es que antes de hacerlo tenes que conseguir monedas...



estoy re cansado de entrar a kioskitos a comprarme pavdas con tal de conseguir cambio



Te mando besugos en los codos



Diego

Lucía... dijo...

si, el tema de las monedas complicó al colectivo... pero bueno, hay que luchar contra el metal..

Salu2

SeBa! dijo...

Yo me quedo con el subte por una sencilla razón:

No me pierdo jamás.

Cuando subo al subte se exactamente en que estación me bajo. En cambio en el colectivo tengo que ir bien atento porque te podés pasar y terminar muy desorientado.

Aparte de que es más rápido y no tiene frenadas cada 10 cm que avanza.

No sé.. son gustos. Yo para ir a Belgrano me tomo desde Plza Miserere a Lima por la línea A. Agarro la convinación con la línea C hasta el obelisco donde engancho la línea D hasta Congreso de Tucumán. Todo para evitar los bondis, jajaja...

Un abrazo Luuu!!!