11 ene. 2009

John Frusciante - Shadows collide with people

¿Cola de león o cabeza de ratón? John Frusciante, integrante de los Red Hot Chilli Peppers debe afrontar este dilema cada vez que el talento golpea sus manos sobre la guitarra.

Su trabajo como solista es sencillamente demoledor. La conjugación perfecta de sonidos, emociones, sensaciones, colores y letras. La melancolía, la extrañeza en la medida justa hacen de su música el encuentro más sofisticado que jamás había alcanzado el compositor.

Difícilmente se pueda hablar individualmente de algunos tracks que integran el disco, ya que el mismo, desde principio a fin no tiene desperdicio.

“Carvel”, el primer track del disco, nos deja atónitos con sus coros y guitarras bien logradas; donde sonidos por momentos indescriptibles son inesperados para un clásico guitarrista. Voces homogéneamente enlazadas hacen que el público quiera un poco más cada vez.

Así llegamos a “Omission” plagada de una pseudo nostalgia que batalla, en todo momento que aparece el estribillo, contra corazones adormecidos que buscan la vida y esperanza en algo más que una canción.

Otro tema memorable, con un estribillo descollante es “Ricky”, el cual nos obliga , y me obliga a tararear una y otra vez sin parar; aunque no sepamos qué, solo el ritmo nos tiene presos e hipnotizados.

“Second Walk”, quizás la más frenética del cd, con pura energía logra, en su breve duración, sacudir nuestros oídos con esa guitarra que vive intensamente el placer de ser acariciada.

“Wednesday´s song”, melancolía pura desde otra mirada. Algo nuevo para las almas que buscan redención. Este muchacho logra sacudirnos con una canción que contiene la emoción suficiente para devolvernos las ganas de estrellarnos contra un cielo despejado.

Otra muestra de puro rock and roll es “This Cold” . Sencillamente increíble, como el resto del disco. La aplicación perfecta de todos los sentidos en una canción.

Por último, la mejor canción del disco. “Song To Sing When I'm Lonely”, composición que en poco más de tres minutos encierra toda la magia y sinceridad que transmite el disco. Una letra claramente espectacular con un sonido mucho mejor; y unos coros que nos atraviesan. La frescura de lo simple se hace presente con las notas . A tener en cuenta, lo mejor, los ultimos 30 segundos. Aquí la piel, el aire y los sonidos fusionan perfectamente de manera casi afrodisíaca.

Sin dudas Frusciante no debe extrañar a los Red Hot Chilli Peppers, ya que en su papel como solista ,en este disco ha logrado alcanzar una madurez y nivel de composición admirable. Simple y al corazón. Nostálgico y esperanzador. Innovador y clásico. Un disco para tener en todo momento pegado a nuestros oídos. Simplemente , extraordinario





3 ene. 2009